Mochila infantil Mario Bros.




Hoy vengo con un proyecto de costura del cual me siento muy orgullosa y tenía muchas ganas de realizar.

Un día le pregunte a una compañera de Instagram si ella hacía o me podía decir dónde ver tutoriales de mochilas. Como Diana, es un encanto, enseguida me envió una dirección de internet de un blog.

He de decir que, entré al blog por la mochila pero Inés tiene cosas muy interesantes en su blog http://sewingset.blogspot.com.es/

En el buscador de su blog, si ponéis “mochila piqué”, os saldrá el enlace y ahí está el patrón y todo el proceso bien explicado.

Aunque yo también voy a explicar el proceso que he realizado y los materiales.


Ella utilizó una tela “todo en uno”, su tela ya venía acolchada y por lo tanto solo ha usado una. Mi tela es de algodón tipo “patchwork” y era muy débil para dejarla sola, así que tenía que saber que opción tomar. Al final me decanté por tela exterior, guata y tela interior. Cuando veáis las fotos, lo entenderéis mucho mejor.

¿Qué materiales necesitas?

Tenéis dos opciones: elegir mi procedimiento que son tres telas o el procedimiento de Inés que es una nada más.

En caso de que queráis hacerla como yo, necesitaréis los siguientes materiales:

  • Patrón descargable totalmente gratuito del blog que os he mencionado.
  • Tela para exterior. La mía es de algodón y es la de Mario Bros. La compré en Creativa Valencia pero también venden online, la podéis encontrar en http://telasdecolores.com/ . Me costó 16€/m y pedí un metro pero con 70 cm tendréis para la mochila, si no es doble de ancho.
  • Tela intermedia guata. Yo la he comprado en tienda y me ha costado 11,65€/m, necesitaréis la misma cantidad, si no la encontráis en vuestras tiendas habituales, en http://www.lacasadelastelas.es/ hice mi primera compra y tienen varios modelos de guata.
  • Tela para interior. Tengo que decir que tuve un dilema interno, puesto que cuando cosí la guata a la exterior, me gustó mucho el resultado y pensé en dejarla solo con dos telas (es otra opción) pero al final puse la tercera tela, (se queda mucho más bonita con tres). Es una tela piqué fino de lunares azules, de Leroy Merlin, la compré hace tiempo y no recuerdo el precio pero tenía 280 cm de ancho y estaba a muy buen precio. De esta necesitaréis menos cantidad porque a los tirantes de la mochila no hace falta ponerle, al resto sí lo he hecho.

  • 2 metros de bies normal, del color que más os guste.
  • 2 metros de bies con cordoncillo.
  • 2 hebillas.
  • 1 cremallera de 42 cm. La de Inés era más grande y la tuvo que cortar, más vale que sobre a que falte.
  • 1 metro de gross-grain. Por si como yo, no sabéis lo qué es, es la parte del asa y la del final de los tirantes y hebillas.
  • Accesorios costuriles: máquina de coser, alfileres, tijeras…etc.
Paso a paso:

Lo primero de todo es tener los materiales, sí, lo sé, parece simple pero yo me puse a realizarla antes de tener todo y me costó doble viaje. Y tener las telas lavadas, hay que hacerlo por si encogen y si es de algodón hay que hacerlo siempre para no llevarse una sorpresa.

Después hay que descargar el patrón e imprimirlo.
Una vez impreso recorta y une con fiso. 
El patrón consta de: 2x de la número 1 (frontal y trasero), 1x de la número 2 (lateral inferior), 2x de la número 3 (laterales de la cremallera) y 4x de la número 4 (tirantes). 
Pásalo a la tela exterior y dibuja el contorno.
A continuación haz unas marcas en la tela, en la número dos, a quince centímetros de la derecha e izquierda. En las dos número uno, a quince centímetros, desde la zona de abajo, hacia arriba. Hay que contarlo, como si fuera el patrón, quiero decir que no hay que empezar desde el margen de costura, sino desde la línea que dibuja el patrón. Para verlo más claro, Inés lo explica con imágenes.


En todas las piezas hay que dejar 1 cm de margen, para las costuras y en los extremos de las tiras 2,3 y 4 hay que dejar 2 cm y si son 3 cm mejor.

Si elegís mi opción ahora toca meter guata. Lo mejor es hacer de una vez tela-guata-tela porque así solo hay una línea de costura y no hay que hacer doble trabajo pero como yo no sabía cómo iba a quedar al final, pues tuve que coser doblemente. 
Puse la guata encima de la tela, sujeté con alfileres y recorté todo el contorno y después cosí. Hice la misma operación con la tela de lunares.



¡Ya está todo listo para empezar!

Inés, no puso bolsillo interior pero a mí me apetecía mucho hacer uno. 
En su blog, en la zona de descargar el patrón, hay una opción para descargar patrón de bolsillo de exterior y personalizarlo al gusto. Por equivocación, descargué el bolsillo número 2, así que, fue el que utilicé para hacer el bolsillo interior.


La tela que mejor quedaba, era la de lunares. La puse doble y dibujé el bolsillo. Recorté todo el contorno pero en la zona de la curva no, para que quedase de una pieza. 
Con el bolsillo del revés, cosí todo el contorno menos la parte en la zona abierta y le hice un sobrehilado en zigzag. Di la vuelta y en la zona abierta, hice un dobladillo hacia adentro y cosí juntas las dos partes por la zona de la abertura. Ya estaba el bolsillo listo, ahora había que coserlo. 

¡Advertencia! 

Cuando hice la mochila y fui cosiendo, no pensé en hacerle un bolsillo interior, como quería hacerlo y no se puede coser directamente a la parte de atrás porque se vería la costura por fuera, tuve que descoser buena parte de la última tela, la de lunares. Una vez descosida, la separé y cosí el bolsillo por el contorno, dejando abierta la zona de la abertura. Y claro, luego tocó volver a coser esa tela. ¡Pensad las cosas, antes de hacerlas!






Ahora viene la parte del bolsillo exterior. 
Tengo que decir, que no tiene nada que ver con el que hizo Inés, es totalmente distinto. Ya decidiréis cuál os gusta más. En esta parte de los bolsillos me ayudó la experiencia y sabiduría de mi madre. 
Vimos que ningún patrón de bolsillo nos convencía, ella me dijo que el de fuera si lo hacíamos grande, le cabría una botella de agua pequeña. 
Sacamos nuestro propio patrón. ¿Cómo? Pues con un folio por encima, miramos cómo lo queríamos de ancho. Una vez decidido, a la tela, con la tela doble. 
Esta parte del bolsillo exterior, que es la parte de abajo (lleva tapeta con velcro), lo cosí igual pero sin coserlo del revés, no le di la vuelta. Lo puse directamente del derecho y a coserlo por todo el contorno, asegurando muy bien el principio y final para que no se descosa.





Ahora viene la parte de la tapeta. 
Para ello, hice exactamente lo mismo que con la otra parte del bolsillo. Pusimos un folio y miramos el ancho que queríamos y el largo, después a la tela pero esta parte de arriba sí se cosió del revés, luego la vuelta y el mismo procedimiento que con el bolsillo interior. 
Corté dos trozos de velcro y los cosí donde quería para que abra y cierre bien. Como también lo pensé tarde, tuve que coserlo todo junto, ahí decidí no descoser más, por lo tanto, se quedó la costura visible por el interior.




Ahora es el turno del bies…

Por todo el borde de la parte delantera y de la trasera, en el derecho hay que colocar el bies con cordoncillo o el que hayáis elegido y se rodea por donde van las marcas de costura de la tiza. ¡No cosas todavía!

¿Sabes poner una cremallera? ¡Porque es su turno! A mí me ayudó mi madre pero si no sabes supongo que en internet hay muchos tutoriales. 
La verdad es que es mucho más fácil de lo que pensaba pero la cosió mi madre. 
Si es la primera vez siempre conviene hilvanarla porque ayuda bastante a que no se mueva. 
Se cogen las dos tiras del número tres y se van uniendo por los bordes, se pone el pie de cremalleras y se cose. 
Aquí viene una parte importante y es que esa parte debe quedar igual de ancha que la pieza número 2 porque es lo que une, una pieza es la cremallera y la otra la base de la mochila. 
Tengo que decir que Inés puso en su mochila en la zona de la cremallera que une con la base, un trozo de bies con cordoncillo pero a mí me faltaba y no le puse.
Ahora se cose el bies y se hace con el pie de cremalleras.

A continuación viene unir las piezas número 3 de la cremallera, con la pieza número 2, ella lo hizo por la zona del bies que os he comentado que yo no puse y yo me las ingenie y al final todo cuadró ;) En el de ella lo entenderéis mejor.

Y llegó el turno de los laterales…

Debe coincidir la zona del bies que yo no puse, con la marca de los 15 cm que se hizo en las piezas número 1.  
Se hace igual para la trasera y delantera. Aquí ocurre una cosa, yo, lo cosí en el momento y luego añadí el resto, ella lo sujetó con alfileres y cosió todo de una sola vez.
Se corta 20cm de gros-grain para hacer el asa, se pone en la parte superior se sujeta con alfileres (tienes que colocar el asa encima de los tirantes).

Ahora les toca a los tirantes, se cogen dos tirantes con el derecho hacia arriba (con los reveses encarados), se pone el bies normal y se cose.

Se cortan dos tiras de gros-grain y se ponen en las hebillas (una tira por hebilla) y se cose en la parte inferior de la mochila a 4 cm de los extremos. En esta parte tuve problemas porque en las fotos de Inés no lo veía por ninguna parte L y después de calentarme la cabeza, me fijé en una de mi hijo y lo hice tal cual.



Se cortan dos tiras de 20 cm de gros-grain y se cosen a los extremos de los tirantes (solo en un extremo). 
Por el lado que no hay cinta, se une por donde está el asa y se pone alfileres.
Con el pie de cremallera, se cose todo lo sujeto con alfileres.

Se le da la vuelta y… ¡ya tienes tu mochila infantil!

Ya que la entrada es larga, os voy a resumir mi experiencia para que no os pase a vosotr@s.

La parte más difícil para mí, ha sido el bies con cordoncillo. 
Tienes que coser por el sitio justo, ni antes ni después, si no llegas se queda muy feo y si te pasas ni se ve, así que me tocó descoser varias veces. Después de descoser, me di cuenta de un truco para hacerlo bien a la primera sin tener que descoser. 
Al poner los alfileres (hay que ponerlos en el “medio”, pasando el grosor), dale la vuelta a la mochila y comprueba que el cordoncillo esté en su sitio y que no quede feo. 
En caso de que no esté bien, es tan fácil como ponerlo otra vez del revés e ir cambiando los alfileres. Es mucho más fácil cambiar el alfiler de sitio que no tener que descoser.
Los tirantes eran muy gordos, así que, recorté varias veces y al final abrí el bies entero y cosí, en vez de meterlo para adentro como se hace con el bies porque también tuve que descoserlo varias veces.


La botella es de medio litro y cabe perfectamente en el bolsillo y sobra espacio.










Para que os hagáis una idea de lo grande que es, metí dentro un pijama de mi hijo, un peto, una camiseta, unos calcetines, un pañal, un paquete de toallitas y encima el muñeco. 
En el bolsillo interior otro muñeco. Con todo esto, todavía sobraba hueco y cerraba perfectamente. 
Yo nunca he llevado algo de ropa para mi hijo porque nunca ha hecho falta pero a partir de ahora ¡tengo excusa para llevar la mochila a todos lados!
En algunas zonas el bies no ha quedado muy bien pero ya que es para uso propio no importa J

Bueno, espero que os haya gustado esta súper entrada y si la hacéis me mandéis fotos.

¡Hasta la próxima!














Comentarios

  1. Oye, pues de larga nada! Lo necesario para explicarlo así de bien! Me apunto esta entrada para cuando Unax necesite una mochila más grande. De momento una pequeña de tela le vale, que sólo lleva el almuerzo... Me encanta la tela de fuera, por cierto!

    ResponderEliminar
  2. Gracias guapa, claro, lo explico para quien quiera hacerla que sepa cómo.Mi hijo no va a colegio ni guardería pero tenía muchas ganas de hacer una para llevarla en el coche con sus cosas. ¿Y quién no conoce a Mario? je je

    ResponderEliminar
  3. Madre mía, qué bien te ha quedado y que bien lo explicas! Debe estar muy orgulloso de su madre! Una pasada!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares